accessories-84528_960_720

¿SOL? SÍ, PERO CON PROTECCIÓN.

¿Eres de los que se tumba al sol en cuanto aparece el primer rayito? ¿Tienes previsto viajar a la playa, la montaña, el campo…? ¿Sueles salir a hacer deporte al aire libre? ¿Tienes una piel muy sensible y estás temiendo la llegada del sol?…. Si has contestado “sí” a alguna de estas preguntas, NO TE PIERDAS ESTE ARTÍCULO.

El sol emite diferentes tipos de radiaciones, entre las que hay que destacar los rayos ultravioleta (de dos tipos, A y B) y los infrarrojos, responsables de efectos tanto beneficiosos como perjudiciales sobre la piel, motivo por el cual es importante conocerlos y prevenirlos.

Las radiaciones ultravioleta de tipo B (UVB) son responsables del enrojecimiento y desencadenan el proceso del verdadero bronceado, mientras que las UVA son responsables de la aparición de la pigmentación inmediata, jugando a la vez un papel esencial en el desencadenamiento de las alergias solares y, a largo plazo, del fotoenvejecimiento de la piel. Las radiaciones infrarrojas (IR) son las causantes del acaloramiento y pueden potenciar los efectos negativos de las UVB y UVA.

sun-151763_960_720Una exposición inadecuada al sol puede provocar insolaciones, quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel, alteraciones del sistema inmunitario, afecciones oculares y cáncer de piel. Para evitar estos efectos adversos se ha desarrollado un tipo especial de productos cosméticos, los protectores solares o fotoprotectores.

Los fotoprotectores contienen sustancias químicas y/o físicas, denominadas filtros, capaces de absorber o reflejar las radiaciones solares, protegiendo a la piel de los efectos dañinos de las mismas. Los fotoprotectores actúan frente a las radiaciones UVB, UVA e IR, pero presentan diferente eficacia protectora frente a ellas, por lo que es importante tener en cuenta una serie de factores a la hora de elegir el más adecuado a nuestras necesidades:

  • A quién va dirigido: niños, adultos, ……
  • El fototipo: en la población existen diferentes fototipos, lo que hace que no todas las personas nos portemos de la misma forma frente al sol. De él depende la sensibilidad de las personas a la radiación UV y la aparición del eritema solar (enrojecimiento).
  • La zona de aplicación: cuerpo, cara, calva, …
  • Los tipos de piel: normal, seca, grasa, tendencia acneica…
  • La hora del día: la intensidad de radiación solar es máxima entre las 12 h. y las 16 h.
  • La altitud: el riesgo de quemaduras se incrementa con la altura. Cada 300 m. aumenta un 4% el poder eritemático de las radiaciones ultravioleta.
  • El lugar geográfico: la radiación solar es más intensa cerca del Ecuador, puesto que incide verticalmente sobre la tierra.
  • La estación del año: en verano la radiación solar nos llega con toda su energía.
  • La presencia de agua, nieve, arena: la nieve (80%), la arena (25%) y el agua o la hierba (10%) reflejan las radiaciones haciendo que se sumen sus efectos al incidir directamente sobre la piel.

A modo de resumen y para que sea fácil de consultar, he elaborado esta tabla con las preguntas que nos encontramos con más frecuencia en nuestra práctica profesional, así como las respuestas a las mismas. Espero que os resulten de utilidad.

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE LA PROTECCIÓN SOLAR.

PREGUNTA

RESPUESTA

¿En la sombra o bajo una sombrilla hay que utilizar protección solar? Porque las radiaciones solares se reflejan y pueden incidir en una persona aunque no esté expuesta directamente al sol.
¿Cuando la piel está bronceada hay que seguir protegiéndola? Porque el bronceado natural tiene una capacidad de protección pequeña frente al UVB y ninguna frente los efectos de las radiaciones UVA.
¿En días nublados es necesario utilizar un protector solar? Porque las radiaciones atraviesan en un 90% las nubes.  
¿Un índice de protección elevado impide el bronceado? NO Porque su función es proteger de las quemaduras, permitiendo que el bronceado se mantenga más tiempo.
¿El sol envejece la piel, con aparición de arrugas y manchas? Porque precisamente es uno de los efectos nocivos de las radiaciones UVA.
¿La piel tiene memoria? Porque los daños solares se acumulan de forma progresiva en la piel a modo de registro, sobre todo de las quemaduras importantes recibidas en la infancia.
¿Los niños son una población de riesgo frente al sol? Porque debido a sus hábitos de juego reciben más radiaciones que los adultos y requieren especial atención, debiendo protegerles en todas sus actividades al aire libre.
¿El fin de un protector solar es aumentar las horas de exposición solar? NO Porque una protección adecuada permite la exposición al sol durante un tiempo razonable, de forma que podamos adquirir un bronceado sin riesgos.
¿Las radiaciones solares atraviesan los cristales? Fundamentalmente las radiaciones UVA, que son las causantes de las alergias solares.
¿El sol es igual de nocivo todos los días y a todas las horas? NO Aunque las radiaciones UVA son más constantes, las radiaciones UVB varían, siendo más intensas durante el periodo de primavera y verano, y entre las 12 y las 16 h.
¿Necesitamos la energía del sol? Nos hace sentir mejor, más alegres y tiene efectos beneficiosos, pero no debemos dejar de protegernos y debemos adoptar hábitos correctos a lo largo de todas las etapas de la vida: infancia, adolescencia, juventud y madurez.

 

Tu farmacia es el lugar más adecuado para buscar asesoramiento a la hora de elegir el fotoprotector más adecuado a tus características. NO DUDES EN CONSULTARNOS.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *