blog-desta

En esta vuelta al cole, ¡protégete de los piojos!

Septiembre ya está aquí, hemos dejado atrás el verano y es el momento de que los peques de la casa vuelvan al cole. Preparar libros, ropa nueva, actividades extraescolares… ¡Y protegernos contra los piojos! Son temidos por los padres en esta época del año, por eso en este post queremos daros unas pautas muy básicas para prevenirlos y también consejos para acabar con ellos definitivamente. ¡Toma nota!

PASO 1: REVISAR EL CABELLO

Es importante, sobre todo a principios de curso, que revises la cabeza de los niños cada poco tiempo. Presta especial atención a la zona de la nuca y por detrás de las orejas, que son las zonas preferidas para los piojos. Así, si en algún momento vemos alguno, cogeremos el problema a tiempo y podremos solucionarlo más rápido.

PASO 2: TRATAMIENTO PREVENTIVO

Seguro que has oído hablar de ellos muchas veces. Son diferentes a los que aplicamos cuando ya hay piojos, y en la farmacia pueden asesorarte sobre cuál es el mejor según tus necesidades así como el modo de usarlo.

Además, un truco casero muy frecuente es aplicar vinagre o limón en el cuero cabelludo. ¿Por qué? Los piojos evitan los cabellos con un ph más ácido, y es precisamente lo que hacen estos dos alimentos.

PASO 3: LENDRERA

Por si no los habéis usado nunca, es un peine de púas muy finas y metálicas que ayudan a peinar el cabello mechón a mechón. Pásala todos los días, especialmente después del lavado.

“Pero, ¿y si ya tiene piojos? ¿Qué hago?”

En ese caso te recomendamos que vayas a la farmacia y preguntes por algún tratamiento para piojos. Pero ojo, estos no son efectivos al 100% para las liendres, y para éstas lo mejor es que tengas paciencia y uses siempre la lendrera para quitarlas una a una.

Además, puedes aprovechar para lavar sábanas, toallas, ropa y material del pelo como los cepillos, y seguir con los lavados con vinagre o limón.

En estos casos, aunque estés aplicando el tratamiento, lo mejor es que revises diariamente la cabeza a conciencia, y conforme vayas viendo que no hay ningún animalito, espaciar esas revisiones hasta que pase un tiempo y ya podamos asegurar que no queda ninguno.

¡Y ya está! Solo es cuestión de prevención, constancia y, sobre todo, paciencia. Y tú, nos recomiendas algún consejo que no sepamos?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *